Saltar al contenido
Viajar Sin Rumbo Fijo

Mujeres, menstruación y religión

marzo 27, 2019
mujeres del mundo

Hace unos días visitamos uno de los templos más conocidos en Bali: Pura Tirta Empul.

El templo es conocido por las piscinas de agua sagrada que alberga en su interior y es declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO.

Aunque por internet leímos que se respiraba un ambiente muy espiritual y bla bla bla, nosotros lo encontramos un lugar lleno de turistas y con un precio desorbitado para entrar.

Como suele ocurrir siempre, este es otro ejemplo más de cómo todo lo que se declara patrimonio de la humanidad por la UNESCO acaba siendo afectado por el turismo de masas hasta el punto de perder su encanto o deteriorarse.

Pero bueno, ese es otro tema. Cuando llegamos a la entrada del templo, lo que más me llamó la atención fueron varios carteles que decían lo siguiente: “Woman on period do not enter

Tuve que detenerme unos segundos delante del cartel y no puede evitar preguntarme: ¿pero que mierda es esta?

La religión y el estigma de la menstruación

Igual que sucede en otros países de religión hinduista, las mujeres que están menstruando tienen prohibida la entrada al templo, ya que son consideradas “impuras” e “indignas” de entrar en un lugar sagrado.

Y no solo eso, tampoco pueden cocinar, tocar alimentos ni mantener contacto con alguien. Además, son obligadas a dormir separadas de su familia.

Algunas han llegado incluso a perder la vida porque eran obligadas a dormir fuera de casa a temperaturas bajísimas como les paso a 4 mujeres Nepalís en lo que llevamos de año.

mujer nepalí
Niña en Nepal obligada a dormir aislada en la tradición Chhaupadi

Pero la cosa no se queda aquí. En un templo hindú de Kerala se llegó a prohibir la entrada a todas las mujeres en edad reproductiva hasta que no existiera un detector de menstruación.  

Sí, una vez al mes la mayoría de mujeres sangramos. ¿Y? Eso no nos hace ni impuras ni indignas de entrar en un lugar sagrado.

¿Es que acaso las mujeres no merecemos la dignidad que nos deben de una vez por todas? 

Pese a la gran cantidad de creencias que existen, en mi opinión, todas las religiones son machistas y como consecuencia de ello la forma en la que se han estructurado las sociedades también.

No existe ninguna sociedad en la que las mujeres hayamos tenido los derechos fundamentales ni la dignidad que merecemos. Ni tampoco existe ninguna religión que no nos discrimine.

Desde textos misóginos que nos dejan de lado, el sistema de castas del hinduismo donde reencarnarse en mujer significa fallos en la vida anterior, la prohibición de salir a la calle sin cubrirse o el control sexual e individual de la mujer, forman algunas de las creencias heredadas de religiones que han contribuido a la creación de las normas sociales.

Y lo que no prohíben creencias religiosas lo hace el estigma social.

Por culpa de la falta de información y acceso a las compresas, muchas mujeres en países menos desarrollados sienten vergüenza al menstruar, abandonan la escuela o no tienen los materiales necesario y desarrollan infecciones.

Por desgracia la entrada al templo de Bali no es más que otro ejemplo más de la discriminación que sufrimos las mujeres desde hace siglos en esta sociedad patriarcal.

Es necesario seguir luchando para acabar con todos estos mitos estúpidos y las creencias que contribuyen a la desigualdad de la mujer.

Ni pura ni impura, las mujeres somos mujeres.